La alegría volvió al camarín de San Marcos.





Luego de haber logrado su primer triunfo como local y el segundo del año, el vestuario de San Marcos de Arica volvió a celebrar con más ganas que nunca, ya que los resultados anteriores tenían aproblemado al equipo sumido en el fondo de la tabla de posiciones, pero sin haber jugado del todo mal, no aprovechando las ocasiones de gol que se creaba.

La hinchada local cambió los insultos anteriores por saludos y parabienes para los jugadores a la salida del equipo del terreno de juego, así es el fútbol y el plantel lo entiende.








En este duelo santo reaparecía el goleador del equipo ariqueño, el guerrero Joel Estay luego de haber estado más de 1 mes y medio fuera de las canchas, lo cual lo tuvo ansioso durante los 90 minutos esperando volver a celebrar rompiendo redes, cosa que no ocurrió, pero obviamente es un jugador de temer para los defensores rivales.

Los jugadores y cuerpo técnico aparte de la felicidad comentaron que esperan que este triunfo sea el despegue definitivo del equipo y en un tiempo más lo tengan peleando los primeros lugares de la Primera B.

Coincidieron que fue un triunfo justo y que el marcador pudo ser más abultado. Finalmente comentaron que la presión que ejercieron al equipo canario fue lo que hizo ver mal al rival.

El goleador Joel Estay dijo que lo más dificil de este tiempo sin jugar fue ver los partidos y sufrirlos desde afuera sin poder hacer nada, ahora recuperado espera volver a ser el goleador que fue el año pasado en San Marcos de Arica.


Comentarios

comentarios

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.